lunes, 6 de junio de 2011

La paz también tiene cuentos


Lecturas para fomentar la paz
Cortesía Bibliorueda | Los dibujos son la mejor forma de contar las experiencias que niños víctimas del desplazamiento han sufrido por el conflicto armado.

Lecturas para fomentar la paz

LA BIBLIORRUEDA ES una biblioteca viajera, en Norte de Santander, que además de fomentar la lectura, trabaja con afectados por el conflicto armado. Ya visitó los 40 municipios del departamento.
Andrés Felipe Velásquez | Medellín | El Colombiano. Publicado el 6 de junio de 2011
Todo era negro. Las montañas, los árboles, las casas y los personajes del dibujo tenían esa tonalidad. Aunque al niño se le pusieron otros colores, él se apersonó del negro. "Para mí todo es negro desde el día que tuvimos salir corriendo con mi mamá y mi hermanito de la finca", le contó el menor de edad a una promotora de lectura.

Diana Rodríguez Ortega es sicóloga y la promotora que conversó con el niño, quien fue desplazado por el conflicto armado de una de las zonas rurales de Norte de Santander. Rodríguez viaja con la Bibliorrueda, un proyecto de fomento a la lectura y de apuestas de paz en este departamento.

Con pausas narró la historia del niño que pintó solo con negro y agregó que "no volvió a los talleres que realizamos y el dibujo no lo encontramos".

Esa es solo una de las historias que ha recogido, durante los 3 años que lleva rodando la Bibliorrueda.

Los 40 municipios de Norte de Santander han sido visitados, las comunidades se han acercado a la lectura y han participado de las actividades Los colores de la paz, La paz cuenta y el álbum de los derechos y valores.

Marlene Navas Fernández, coordinadora de la Red Departamental de Bibliotecas de Norte de Santander, explicó que la Bibliorrueda es una gran iniciativa de paz.

"Participamos en el segundo laboratorio de paz con la Unión Europea, con el dinero se consiguió un carro, un camión tipo furgón que lleva libros, lleva sonido, lleva títeres, lleva cine, y con el que buscamos fomentar la lectura y entretener a las comunidades, principalmente las afectadas por el conflicto", manifestó Navas.

Otra mirada al conflicto

El niño vio los libros, miró los títulos y los ojeó. Sin soltar uno de los textos le dijo a Rodríguez: "es un libro muy bonito porque yo no tengo papá".

La sicóloga recuerda esa historia porque se refiere a dos libros que tiene entre los preferidos: Mi mamáy Mi papá , ambos del autor Anthony Browne.

Rodríguez señaló que el trabajo con las comunidades es valioso, algo que se refleja con la participación en las diferentes actividades. "Llegamos a cualquiera de los sitios y se suman. En algunos albergues de desplazados llegan los niños, algunos solos porque no tienen sus padres, otros con la mamá o con el papá", detalló.

El facilitador regional para la cultura de la paz (Cercapaz), Víctor Gutiérrez, dijo que la Bibliorrueda es una alternativa para contar y conocer el conflicto armado desde las iniciativas de paz y desde otra perspectiva.

"Lo que se busca es darle otra mirada al conflicto, ya estamos un poco cansados de que las primeras planas sean sangre, conflicto armado, violencia en general, y esta es una apuesta distinta", manifestó Gutiérrez.

Aunque el acercamiento es a todas las comunidades, Navas dijo que quieren acercarse a los niños en estado de vulneración.

"Hacemos promoción de lectura, actividades de pintura y dibujo. Se trabaja mucho con población vulnerada, niños que hayan sido afectados por el desplazamiento y que haya sufrido con problemas de violencia", apuntó.

El invierno, ahora, no es el mejor aliado. Algunas de las vías del departamento afectadas por las lluvias, han impedido que el cronograma se pueda cumplir.

Navas concluyó que "la principal apuesta de la Bibliorrueda es poder llevar una biblioteca donde no la hay y sembrar semillas de paz". 

» Contexto

La paz también tiene cuentos

Seis historias que resaltan el trabajo que algunos personajes desarrollan por la paz, se narran en los recorridos que hace la Bibliorrueda.

La actividad llamada La paz cuenta es un conjunto de historias que fueron investigadas y escritas por estudiantes de comunicación social de Norte de Santander y llegan a las comunidades a través de un cuentero, que las presenta como iniciativas que trabajan contra el conflicto armado de una manera pacífica.

Víctor Gutiérrez de Cercapaz destacó que "el objetivo no es tener las historias por tenerlas, la idea es contarlas en los distintos municipios. Los cuenteros tienen capacidad de convocar, invitar a la gente a que se sienten y escuchen, una estrategia para transmitir el mensaje. Esta estrategia fue creada en Costa de Marfil".

Gutiérrez agregó que la labor de las personas que se destacan por lo positivo tiene que ser conocida y ese es el trabajo con La paz cuenta. "La paz cuenta tiene la tesis de que las historias de paz pueden contarse. Es por eso que creemos que es pertinente que en las comunidades se conozcan esas historias de paz y no solo las de violencia", concluyó.

No hay comentarios: