domingo, 15 de mayo de 2011

La escritora bogotana Piedad Bonnet ganó el XI Premio Casa de las Américas


Archivo | La escritora recibió la noticia con sorpresa y emoción. No sabía la fecha exacta de la deliberación. Su libro está dividido en tres partes, como es una de sus características. Sin embargo, nunca pensó en una temática. "Los poemas fueron dándose".

Piedad Bonnet entró a la Casa de América

LA ESCRITORA BOGOTANA es la nueva ganadora del XI Premio Casa de América, con su obra Explicaciones no pedidas . Un libro en el que lo inalcanzable, los sueños y hasta el amor se hacen poemas, y que se fue armando, sin premeditación, durante unos dos años.
Mónica Quintero Restrepo | Medellín | Publicado el 15 de mayo de 2011
Cuando el teléfono sonó, Piedad Bonnet estaba en cama, un poco achicopalada. "Estoy un poquito enferma y creo que eso me subió las endorfinas, porque ayer me sentí muy bien".

Al otro lado estaba Andrés Pérez, uno de los jurados, que le informaba, como le dicen a los que se acaban de ganar la lotería, que ella era la feliz ganadora del XI Premio Casa de América de Poesía Americana, relata la escritora.

Y entonces se alivió, porque así quien no se alivia. Entre 391 obras, provenientes de más de 22 países diferentes, Explicaciones no pedidas fue la que llegó hasta el final.

"El título es parte de un refrán. Explicaciones no pedidas, acusación manifiesta. Yo lo que quise fue hacer una cosa con un poquitico de humor en el libro".

La llamada fue sorpresiva. Piedad sabía que la deliberación era en mayo, pero podía ser cualquier día. En la conversación no hubo tiempo para motivos, pero el jurado dijo, durante el Festival Internacional de Poesía Ciudad de Granada, donde se dio a conocer el galardón, que los poemas de la bogotana se destacaron por su inteligencia, delicadeza y recursos poéticos.

"Digamos que me siento halagada, porque inteligencia uno siempre agradece que lo digan. Delicadeza lo interpreto como sutileza, que es un libro no lleno de obviedad, ni muy expreso. Y creo que yo sí le pongo mucho cuidado a los recursos".

Y aunque la convocatoria no la buscó, sino que le llegó, y que Piedad no concursaba hace mucho, decidió participar porque los concursos son una buena salida, que trae retribuciones. "Se ha vuelto muy difícil publicar en este país, porque no es que tu tienes un libro y te vas para donde el editor y éste lo publicó, no. Ni siquiera para los poetas que tenemos muchos libros".

Así que decidió jugarse la carta y pasó lo que pasó: se queda con seis mil euros y la publicación de su obra, por la editorial Visor Libros.

Tal vez cabe aquí lo que escribió Piedad en el primer poema: "No hay cicatriz por brutal que parezca/ que no encierre belleza".

No hay comentarios: