martes, 19 de abril de 2011

No es lo bonito, es como habla…


Por Ramiro Velásquez Gómez

 Psicología Sin Comentarios 



¿Cómo escoger pareja? No sólo la presencia física. También la personalidad, y los valores. No es inusual que se elija alguien que se parezca a uno en distintos aspectos. Pero todo estos son ingredientes de la receta. Hay otros. ¿Cómo cuáles?

Un estudio publicado en Psychological Science revela que las personas que hablan con un estilo similar son más compatibles. El estudio se centró en las palabras de función. “No son sustantivos ni verbos; son las palabras que muestran cómo esos otros vocablos se relacionan, son palabras que usamos todo el tiempo, como el, un, ser, algo, esto, él, y. Cómo las empleamos define nuestro estilo de conversar y escribir”, dice James Pennebaker, coautor del estudio, de la Universidad de Texas en Austin.

“Las palabras de función son muy sociales y su uso requiere habilidades sociales”, agrega. “Si por ejemplo estoy hablando de un artículo que aparecerá y en pocos minutos hago alguna referencia sobre el artículo, usted y yo sabemos lo que el artículo significa, pero alguien que no haga parte de la conversación no entendería”.

Pennebaker, Molly Ireland y sus colegas examinaron si los estilos para hablar y escribir que las parejas adoptan durante la conversación entre sí predicen la conducta futura sobre las salidas juntos y la fortaleza a largo plazo de su relación. Los experimentos los condujeron con un programa de computador comparando los estilos de lenguaje de los dos miembros de la pareja.

En el primer estudio, las parejas cuyo estilo de lenguaje tenía concordancias era cuatro veces más factible que quisieran seguir en contacto.

En el segundo, basado en chats diarios entre parejas que se frecuentaban, casi 80 por ciento de las parejas cuyo estilo de escritura se emparejaba, aún salían tres meses después, contra el 54 por ciento de las que no concordaban.

Lo que la gente se dice uno al otro es importante, pero cómo lo dice puede ser más revelador. Las personas no sincronizan deliberadamente su discurso. No hacemos esa decisión, sólo sale de nuestras bocas”, dice Pennebaker.

(Si desea ver si usted y su pareja tienen un estilo de lenguaje similar, visite la aplicación online en In Synch: Language Style Matching, en el sitio http://www.utpsyc.org/synch/).