domingo, 6 de mayo de 2012

Aulas: apuestas y propuestas para su transformación pedagógica y social

Aulas que responden a la realidad social

Aulas que respondan a la realidad social

Por DANIEL RIVERA MARÍN | El Colombiano. Publicado el 29 de abril de 2012
El exsecretario de educación de Medellín, Horacio Arango , hoy asesor de la Gobernación de Antioquia, dice con cierta gracia que los profesores del siglo XX no pueden estar más en las aulas contemporáneas, "esos que son TLC: tiza, lápiz y carreta".


Pero no habla de cambiar a los maestros, de traer unos nuevos. No. Habla de una renovación en la pedagogía, de capacitaciones para cada docente y hasta pensará en la Escuela del Maestro que tendrá el departamento y que Sergio Fajardo , gobernador, prometió hace unas semanas cuando propuso su modelo para hacer de Antioquia la más educada.


Habla de la formación, algo tan grande, para caer en un tema mucho más depurado: la construcción de los currículos de los estudiantes de primaria, secundaria y media.



Y es que el tema no es tan sencillo. Queipo Timaná , doctor en educación, cree que si se quiere propender por el crecimiento económico del departamento, hay que echarle un vistazo a lo que los muchachos están aprendiendo desde su primera etapa de formación.



Los planes de estudio que surgen a partir de la ley 115 de 1994 están propuestos para que los estudiantes tengan una formación académica y científica con visión tecnológica. Sin embargo, Timaná piensa que esos planes fallan por que no tienen en cuenta "el criterio de pertinencia, lo que quiere decir que esos planes deben responder a las soluciones de los problemas del medio".



Gerardo Montoya, jefe de enseñanza del Departamento de Enseñanza de las Ciencias y las Artes y coordinador de regionalización de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, cree que en el departamento no se puede pensar en uniformidad de formación académica cuando se tienen subregiones tan disímiles como el oriente y el Urabá.



"No podemos olvidar que la educación responde a dinámicas sociales y, de alguna manera, económicas, por eso hay que pensar en las necesidades de cada región y, ahí sí, hacer un pénsum adecuado", dice Montoya.



En las regiones


Precisamente, Horacio Arango cree que lo que se debe hacer ahora es vincular cada subregión a nuevos procesos de formación, "por ejemplo la investigación no puede ser en abstracto sino que sirva en cada zona. También, las carreras deben ser pertinentes, adecuadas a la región".



El asesor pone un ejemplo muy claro, es que si ahora se le pregunta a un estudiante sobre la población de su municipio o la actividades económicas que tiene, no va a responder, y es a eso a lo que se le debe apuntar, al conocimiento del entorno, y los pénsum de las escuelas deben ayudar a que eso se convierta en una realidad. "Hay que conocer la región y así investigar para aplicar a esas realidades. La gente vive pero no conoce".



Felipe Andrés Gil, secretario de Educación de Medellín, cree que este tema de los currículos de los estudiantes es un tema que tiene revisar el Ministerio de Educación, porque "el sistema si está muy estandarizado", por lo que, dice, es muy poco lo que se puede hacer en las regiones para modificarlo. "Solo en un 20 por ciento tiene la posibilidad el rector de plantear algunos cambios".



El funcionario cree hay que reforzar matemáticas, por ejemplo, "que se implementen estrategias con nuevos productos que de verdad funcionen". También hacer un incursión real de las nuevas tecnologías para que se "transforme el aula completamente". Todo eso, cree, se resume en que la interacción debe evolucionar.



En el estudio realizado en este año por la Gobernación de Antioquia, sobre el estado de la educación en el departamento, dice Gil, se han encontrado que la falta de innovación en el aula es la mayor falencia que se tiene en cuanto a pedagogía y eso también recae sobre el currículo.



Gerardo resume lo que debe suceder con los pénsum escolares de Antioquia con que la educación no puede plantearse en términos de planes educativos por institución sino por municipio, de acuerdo a las dinámicas económicas y sociales. En resumen, currículos acordes a la realidad de cada región.

MIRAR LAS FACULTADES DE CADA REGIÓN


En una visita que hice a Segovia, para investigar por qué los estudiantes salían de los colegios a trabajar en las minas, las autoridades del municipio, los rectores y los padres de familia, respondían a ese fenómeno con tres palabras: "Es nuestra cultura".

Al mismo tiempo, los jóvenes reclamaban por parte del Estado una capacitación centrada en las actividades económicas de la región, que desde el colegio los adolescentes tuvieran la oportunidad de aprender, académicamente, a potencializar esas facultades económicas. Ahí está la clave.