domingo, 10 de julio de 2011

Bacán y Bacanería. Vocablos que los chicos usan con frecuencia en Colombia, de modo inconsciente





¿Qué es la Bacanería?

Hugo Rafael González Montalvo 
Profesor de la Universidad del Atlántico 

La bacanería es una conducta ética. 

Una práctica milenaria en la que existe marcada atención en considerar las consecuencias que nuestras acciones tienen sobre los otros. Se fundamenta en el reconocimiento de la legitimidad del otro. Se asume el compromiso de respetar a los otros como legítimos otros, a reconocer en ellos nuestra condición humana. 

Se prefiere las acciones que convengan a todos. En medio de la competencia y la acumulación egoísta de los recursos aptos para la supervivencia, las bacanas y los bacanes encuentran en nuestra condición biológica el vínculo solidario que precipita el sentimiento altruista de pertenencia a la especie.Como propensión biológica a hacer el bien, la bacanería es una emoción gratificante. Se experimenta una sensación de plenitud ética.La bacanería excluye, por supuesto, a las conductas irresponsables y laxas en el cumplimiento de los deberes Como ideal de virtud social, es muy difícil que una persona encarne siempre a la bacanería; sin embargo podemos distinguir algunas conductas que indican que en un momento dado una persona está siendo bacana. 

La alegría bacana. 

Se abren los ojos y se experimenta la vida entre los humanos, compartiendo el fluir del misterio de lo insondable, la incertidumbre y la deriva natural. Es una forma intensa, prudente y moderada de celebrar la vida. Para los bacanes y bacanas el alegrarse en la bacanería no es la celebración sin control de todo lo que en la vida sucede, ni la indiferencia o el desprecio mezquino del dolor ajeno. Es la alegría de sentirse humano entre humanos. Todo lo contrario es lo chabacano. Lo grosero, lo vulgar, lo violento,lo injusto, lo que ofende a la dignidad humana, es la chabacanería. Solo se reconocen como bacanas a las personas que actúan “a lo bien”. 

Una conducta justa y solidaria. 

Una conducta inteligente y justa en el uso de los recursos, materiales y simbólicos, disponibles. Son bacanas la cooperación en el trabajo, la preferencia por el diálogo, el respeto por la vida humana y el ecosistema. Es una manifestación de solidaridad humana en la que se realiza el ideal de fraternidad bajo premisas de igualdad, justicia y libertad. Estamos convencidos de que en todas partes subsisten fuertes emociones ancestrales que identificamos como fortalezas para resistir las circunstancias adversas y realizar pequeñas y pacificas acciones directas en la construcción de una sociedad más humana. 

Las bacanas y los bacanes son creativos en medio del caos. Inventan formas organizativas, amables y dignas, de convivencia humana. Cultivan la amistad; dialogan para solucionar cualquier conflicto; se relacionan con los demás lúdica y festivamente. Prefieren la cooperación a la competencia. Escuchan atentos; saben distinguir para no perjudicar a los demás. 

Genes y memoria bacanos. 

Se sabe científicamente que las interacciones basadas en la colaboración y la coordinación son las que nos han permitido en nuestra deriva natural convertirnos en y evolucionar como seres humanos. Desde nuestra vida intrauterina estamos bajo la influencia de la cultura, recibiendo en nuestras neuronas una impresión de valores, vicios o virtudes sociales. Ese entrenamiento se mantiene durante el resto de nuestra existencia. Un contexto en el que prime la dignidad humana refuerza nuestra propensión natural a la bacanería. En el momento del nacimiento, en ese estado de total indefensión, recibimos el trato amoroso, los cuidados y la emoción que nos permite ahora decir que somos humanos. 

Un saber cultural. 

Se entiende a la cultura como un todo que no deja por fuera ningún aspecto de la vida: la forma en que respiramos, lo que comemos, lo individual, lo social, lo económico, lo religioso, la educación, la salud, el poder político, etc. Reconocemos que en cada una de nuestras conductas, en nuestra propia concepción del yo, en nuestros sueños, en los sentimientos más íntimos, está presente la cultura. Aceptamos que la cultura nos transforma en la misma manera en que nosotros la transformamos. Como conocimiento, como forma de pensamiento, la bacanería facilita la convivencia civilizada y hace más digna la existencia. Las ciencias y la parte positiva de la historia humana nos sirven para sustentar nuestra hipótesis y la parte negativa para refutarla, para avergonzarnos, para mantenernos alerta. A pesar de todas las dificultades la experiencia nos indica que actuando con pensamientos propios de la cultura bacana podemos controlar la insolencia de nuestros instintos agresivos en medio de los constantes estímulos de la cultura chabacana. 

Bacanería íntima y planetaria. 

La bacanería no es exclusiva de nuestro barrio, ni de una determinada región, sino que se extiende a todos los seres humanos. La bacanería es entonces planetaria, está presente en todas las culturas. En nuestra propia vecindad se sabe que sólo son bacanas aquellas relaciones de convivencia que se fundan en la aceptación del otro sin exigencias. En esa convivencia bacana no se necesita más distinción que la que nos permite concebirnos como seres humanos y reconocer esa misma condición en los otros. Por eso se habla de la cultura de la bacanería como un instrumento que nos humaniza, que nos permite autotransformarnos individual o colectivamente en seres humanos. Es un conocimiento adecuado y conveniente para contrarrestar en los tiempos contemporáneos a la tendencia que promueve sólo el consumo egoísta. Los bacanes y bacanas están convencidos que sólo el respeto y el reconocimiento de las diferencias culturales de las distintas poblaciones humanas nos abrirán camino hacia una nueva forma de habitar el planeta: la bacanería íntima y planetaria. 

Resiliencia* bacana. 

Todos conocemos a personas y ciertos grupos humanos que no se arrugan en la adversidad. Conocemos a muchos bacanes y bacanas, que en medio de las mayores penurias, tienen la capacidad para resistir la contingencia, el trauma, el estrés, sin quebrarse y salir robustecidos en el proceso. Es por eso que podemos afirmar que la emoción bacana es muy útil, tanto individual como colectivamente, porque permite mantener el animo, la lucha en la adversidad. Las ciencias que estudian los fenómenos síquicos y sociales llaman a esta capacidad resiliencia, nuestra gente la llaman sencillamente bacanería.

Bacanear y tolerar. 

Las bacanas y los bacanes diferencian entre bacanear y tolerar. En la tolerancia hay un velado aplazamiento de la negación del otro, en cambio en un ambiente con bacanería, al otro, de inmediato, se le reconoce en su condición de ser humano. Los bacanes y bacanas se organizan en comunidades, asociaciones, círculos de amigos y ecoaldeas bacanas. Conviven interactuando con conductas amables basadas en el altruismo reciproco. 

Bacanería espiritual. 

También en el goce de las artes y en la vida espiritual reconocemos a la emoción bacana. La mayoría de nosotros sabe que la emoción de la bacanería, se expresa con tal libertad estilística y multiplicidad de manifestaciones, medios y expresiones, que no admite que pueda ser reducida a un estereotipo, dogma o ropaje. Los bacanes y bacanas tienen mentes abiertas, pensamientos sin prejuicios y una visión planetaria que les permiten “encontrar similitudes donde en apariencia sólo hay diferencias, encontrar conexiones en aspectos que parecen sin relación.” 

Vocablo viajero. 

La palabra bacanería tiene ya un largo recorrido planetario. Proviene de baccan, voz latina del puerto italiano de Génova. Identificaba al jefe de familia y al capitán de barco. La palabra bacán desembarca con los inmigrantes en Buenos Aires y a principio del siglo XX como voz del lunfardo se expande con el tango por toda América. En aquella época se refería a la persona que, con estilo elegante, frecuentaba los ambientes de la vida bohemia. 

Un optimismo racional. 

Los bacanes y las bacanas aportan un concepto optimista de la vida que anima a construir un mundo mejor. Aportan un proyecto de vida planetaria en la utopía bacana. Para los bacanes y bacanas la bacanería es algo muy serio, que conlleva una valoración ética. Algunos bacanes y bacanas perciben la distancia entre "el mundo como es" y " el mundo cómo debe ser" y asumen a la bacanería como una idea que se ejecuta en el presente. Un proyecto igualitario para realizar en la diversidad cultural. Los bacanes y bacanas saben bien que "la meta es el camino". “El horizonte de la bacanería nunca está «aquí», sino siempre «más allá», desplazándose con nosotros y reclamando constantemente la crítica y la reformulación de la propuesta bacana”. 

Como propuesta de cultura de paz. 

La bacanería es nuestra propia manera de concebir la vida digna. Es un valioso recurso anímico social para impulsar y acompañar cualquier intento de detener la negación de tantas vidas. Sabemos que todavía hay muchas bacanas y muchos bacanes capaces de autocrearse desde el feliz acontecimiento de estar vivos. Sabemos también que somos lo suficientemente inteligentes para autotransformarmos. Que tenemos la capacidad para autocumplir nuestra propia profecía. Los bacanes y las bacanas dicen algo sencillo, lo que tantas veces se ha dicho: "Para evitar tanto dolor y sacrificio de vidas humanas hay que promover que las partes en los actuales conflictos bélicos, en cualquier parte del planeta, cesen el fuego e inicien procesos de negociación política que permitan construir, entre todos y con paciencia, un planeta en paz."

Economía y ecología política bacana. 

Es importante que todas las actividades económicas, manteniendo un comportamiento ético, sean respetuosas del interés público. Es provechoso promover una economía que estimule la distribución del ingreso y la ganancia obtenida del trabajo. Que permita a los Estados integrar a los ciudadanos actualmente excluidos de los beneficios del sistema productivo. Que base su accionar político en la búsqueda de la equidad social, con democracia y conservando sano el ecosistema. 

La única paz conocida. 

Familiares, amigos, vecinos y compañeros, en medio de las dificultades, afirman que la única paz que conocen es la bacanería. Cultivan el espíritu que satisface el alma. Con su actitud son una reserva natural de esperanza de la especie humana. 

Notas:

*Resiliencia o Resilencia: "Capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento. 

"El análisis de la psicología respecto a la resiliencia ha cambiado con los años. Durante muchos años, este tipo de respuestas eran consideradas como inusuales y patológicas. Sin embargo, los psicólogos actuales reconocen que se trata de una respuesta común como forma de ajuste frente a la adversidad.

"La psicología positivista considera a los problemas como desafíos, que son enfrentados y superados por las personas, gracias a la resiliencia. Existen distintas circunstancias que favorecerán o no el desarrollo de la resiliencia en cada hombre, como la educación, las relaciones familiares y el contexto social.

"Los especialistas afirman que la resiliencia está asociada a la autoestima por lo que es importante trabajar con los niños desde pequeños para que puedan desarrollar sanamente esta capacidad.

"Un niño con buena autoestima se transformará en un adulto con buena capacidad de resiliencia, por lo que estará preparado para superar los obstáculos que encuentre a lo largo de su vida.

Cabe destacar que la psicología ha tomado ha tomado el concepto de Resiliencia de la Ingeniería, donde refiere a la magnitud que cuantifica la cantidad de energía que absorbe un material al momento de romperse por un impacto. El cálculo se realiza en base a la unidad de superficie de la rotura.". Tomada de: Definición.de. http://definicion.de/resilencia/ 

Referencia:

CARIBENET.Info. El portal del Caribe. Consultado el: Domingo, 10 de julio de 2011. Por Administrador del blog: Lenguaje y Comunicación UdeA. <http://www.caribenet.info/conoscere_05_gonzales_bacaneria.asp?l=>.

Barranquilla, Colombia, enero de 2005.